Importancia del análisis estético preoperatorio en la cirugía de la nariz

Cirugía facial 0 comentarios

La rinoplastia o cirugía de la nariz es una de las intervenciones de Cirugía Estética que presentan un mayor grado de personalización, requiriendo un estudio preoperatorio minucioso.

La nariz es una estructura compleja constituida por huesos, cartílagos y músculos, recubierta interiormente por mucosa y exteriormente por piel. En ella se pueden diferenciar, a grandes rasgos, un armazón de hueso, el tabique o cartílago septal que separa las dos fosas nasales y los cartílagos alares de la punta nasal.

 Antes de una rinoplastia, la nariz es examinada en detalle. Las fotografías del paciente tomadas desde distintos ángulos permiten la valoración de aquellas estructuras que se pretende corregir.

Generalmente las alteraciones estéticas se deben a algún tipo de desproporción: por exceso, defecto, asimetría o desviación de alguno de los elementos que constituyen la nariz. De todas las alteraciones estructurales, la presencia de un dorso nasal alto -conocido como caballete- es la más frecuente. Una punta nasal ancha, la presencia de desviaciones o unos orificios muy abiertos, son otros de los elementos que pueden precisar una modificación.

El objetivo que se busca con una rinoplastia es adaptar la nariz a la estructura facial de cada paciente, logrando una mayor armonía y equilibrio entre los diferentes rasgos faciales: labios, frente, pómulos y mentón. Con frecuencia la reducción del tamaño de la nariz produce un cambio en el aspecto general de la cara, dándole un aspecto menos largo o haciendo más evidente la proyección de los pómulos. En ocasiones a una nariz prominente se asocia un mentón retraído, lo que hace necesario aumentar la proyección del mismo mediante un implante; todo ello son cuestiones que son tratadas con el paciente en las visitas previas a la intervención. La simulación digital previa mediante programas de ordenador específicos para ello, pueden ayudar a que el paciente entienda qué cambios considera el cirujano que pueden ser beneficiosos.

No existe una nariz ideal ni dos narices idénticas, por lo que todas las rinoplastias son diferentes. Una rinoplastia bien realizada es la que dota al paciente de una nariz que presenta un aspecto natural y guarda armonía con el resto de la cara.

En manos expertas, la cirugía de nariz es una operación muy gratificante en la que el resultado tiene una repercusión psicológica muy positiva para el paciente.

Comentarios (0)

Este sitio web hace uso de cookies para mejorar su navegación. Si continúa navegando, estará aceptando nuestra política de cookes Cerrar