Reducción mamaria

La hipertrofia mamaria es una alteración de las mamas en la que el tamaño de las mismas se encuentra por encima de lo que se considera normal o saludable en una mujer.
Los senos se consideran uno de los elementos más importantes de la belleza femenina. Si bien existen condicionantes sociales y culturales en relación con las proporciones del tamaño y configuración del pecho femenino, no deben de obviarse las repercusiones físicas y psicológicas de esta alteración.

La hipertrofia mamaria es una afección que puede darse desde la pubertad, variando las características del tejido mamario en función de la edad de la paciente. La hipertrofia mamaria condiciona el uso de ropa, la actitud en sociedad y el grado de actividad física de los pacientes. Además pueden manifestarse trastornos de la espalda como dolor y posiciones anómalas de la columna vertebral. La cirugía de reducción mamaria pretende adecuar el tamaño de la mama a los requerimientos estéticos y funcionales de la paciente.


Procedimiento


Las técnicas descritas a la hora de realizar una reducción mamaria son múltiples. La finalidad de todas ellas es reducir el volumen mamario y elevar la posición de la areola y el pezón.

La técnica empleada dependerá de las características de la mama: volumen, altura y posición a la que se encuentran la areola y el pezón, tipo de piel o distancia de la mama hasta el esternón.

La posición y longitud de las cicatrices viene determinada por el procedimiento que se realiza: puede limitarse a una cicatriz alrededor de la areola con una prolongación inferior hasta el pliegue mamario o requerir además una cicatriz a lo largo de dicho surco. En cualquiera de estas circunstancias la cicatriz resultante es una línea disimulable con facilidad y perfectamente tolerada por las pacientes en la que está indicado este tipo de cirugía.


Casos reales

Este sitio web hace uso de cookies para mejorar su navegación. Si continúa navegando, estará aceptando nuestra política de cookes Cerrar