El bótox o toxina botulínica es el tratamiento estético complementario más empleado en el mundo por su seguridad y buenos resultados. 

Hay que recordar que este procedimiento consiste en la infiltración superficial de dosis pequeñas de una proteína natural que actúa relajando la musculatura tratada. Al atenuar o eliminar la capacidad de contracción de los músculos tratados, se deja de formar la arruga asociada a determinados movimientos faciales. La aplicación debe realizarse de forma selectiva sobre un determinado músculo, o una parte del mismo, de forma que se obtenga un resultado natural.

¿PODEMOS REJUVENECER NUESTRA MIRADA CON BÓTOX?


En este post trataremos de explicar cómo actúa el bótox en la región periorbitaria y qué resultados puede ofrecer. 
Arrugas periorbitarias o “patas de gallo” 
La contracción del músculo orbicular hace que, con el paso de los años, aparezcan arrugas de expresión en la zona externa del ojo que se disponen de forma perpendicular al mismo; son las denominadas “patas de gallo”.
El efecto que produce la toxina botulínica en esta área es relajar el músculo subyacente, con lo que las arrugas y líneas motivadas por la contracción muscular se hacen menos evidentes. 
La infiltración se realiza de forma subcutánea, siendo lo habitual 3 ó 4 puntos de inyección. Identificar la ubicación de los puntos de inyección adecuados en el músculo orbicular es clave para lograr un resultado natural. 


Elevación de la cola de la ceja 
Una de las características de la ceja femenina joven es su elevación lateral, que proporciona una mirada expresiva. Tal y como explicamos en un post anterior, el descenso de la cola de la ceja es uno de los signos asociados al envejecimiento en el contorno de los ojos. 
La posición de la cola de la ceja se debe a la acción contrapuesta de dos músculos: uno por debajo que tiende a descender la ceja (el músculo orbicular) y otro por encima que tiene a elevarla (el músculo frontal). 
La infiltración de bótox va dirigida a debilitar el músculo orbicular dejando libre en su acción al músculo frontal. Con ello se consigue elevar la posición de la ceja, tensando el párpado superior en su porción externa y mejorando la caída del mismo(salvo aquellos casos en que exista un marcado exceso de piel). 
La elevación excesiva de la cola de la ceja es uno de los efectos no deseados ocasionados; puede producirse por una sobredosificación o una técnica inadecuada. También hay que tener en cuenta que la forma de la ceja masculina y femenina es diferente, por lo que se debe emplearla técnica de inyección apropiada a cada circunstancia. 
En nuestro centro de medicina estética en Asturias contamos con especialistas que poseen conocimientos de la anatomía facial para aplicar la dosis de bótox adecuada y proporcionar resultados muy naturales y satisfactorios para los pacientes. 

Comentarios (1)

Este sitio web hace uso de cookies para mejorar su navegación. Si continúa navegando, estará aceptando nuestra política de cookes Cerrar