El ácido hialurónico es el material de relleno más empleado en rejuvenecimiento facial tanto por su seguridad como por su eficacia.

Como expertos en ácido hialurónico en Asturias, sabemos que mediante la infiltración de éste, se consiguen suavizar arrugas y pliegues como las del surco nasogeniano, la comisura bucal o el entrecejo. Además permite dar volumen a determinadas zonas faciales como los pómulos o los labios. Con frecuencia este tipo de productos se emplean como complemento a procedimientos quirúrgicos como la blefaroplastia (cirugía de los párpados) o tras un lifting facial o cérvico-facial.

Una de las principales características del ácido hialurónico es su capacidad hidrofílica, es decir,la de atraer y retener agua. Distintos estudios apuntan además a la capacidad de este producto para estimular la producción de colágeno a nivel dérmico. En esta propiedad se basan algunas de sus aplicaciones menos conocidas como métodos de rejuvenecimiento facial:

-Rehidratación cutáneaEl ácido hialurónico tiene una importante función estructural en la piel y el tejido subcutáneo, manteniendo su hidratación y elasticidad. Las microinfiltraciones intradérmicas de este producto ayudan a restablecer el balance hídrico de la piel de la cara, cuello y escote y está indicado en casos con necesidad de hidratación dérmica. El resultado es una piel más elástica, más luminosa y con mayor capacidad de regeneración.

-Tratamiento del surco de la ojera o “teartrough”: Como consecuencia del envejecimiento y la pérdida de volumen en el contorno de los ojos, se produce un“hundimiento” del surco lagrimal y del surco palpebromalar: el área comprendida entre el párpado y la mejilla. Esta zona, que conocemos popularmente como ojera, se acentúa dando un aspecto cansado a la mirada. Actualmente el ácido hialurónico permite tratar la región periocular, rellenando los surcos donde se ha perdido volumen. El resultado es una mirada más fresca y descansada.Este tratamiento se puede asociar como complemento de otros que tienen como objetivo rejuvenecer la mirada;tanto quirúrgicos (por ejemplo la blefaroplastia o cirugía de los párpados) como no quirúrgicos (entre ellos la toxina botulínica, que permite atenuar las “patas de gallo”).

No obstante, la anatomía de la región del contorno del ojo es compleja y la piel en esta área muy fina, por lo que las infiltraciones de relleno deben de ser realizadas por profesionales con experiencia en este tipo de procedimientos y que conozcan el empleo tanto de estos materiales como las técnicas de cirugía de rejuvenecimiento facial más complejas; todo lo anterior permite que se indique el tratamiento que reporte mayor beneficio para cada caso concreto.

ÁCIDO HIALURÓNICO EN ASTURIAS

Comentarios (2)

Este sitio web hace uso de cookies para mejorar su navegación. Si continúa navegando, estará aceptando nuestra política de cookes Cerrar