Rinomodelación y Rinofast: Inconvenientes y riesgos frente a la rinoplastia convencional

Cirugía facial 0 comentarios
El avance de la medicina estética ha despertado el interés por procedimientos que puedan ofrecer una alternativa a la cirugía estética.

Como especialistas en rinoplastia en Asturias sabemos que muchas de estas técnicas aparentemente novedosas buscan despertar el interés de potenciales pacientes y para ello se publicitan como “técnicas no invasivas, baratas y rápidas” que proporcionan idénticos resultados a los procedimientos considerados tradicionales. Con frecuencia todo ello sin que el paciente tenga que pasar por el quirófano.

Es el caso de la rinomodelación o “rinoplastia sin cirugía”, un recurso que busca mejorar defectos de la forma o estructura nasal inyectando materiales de relleno sintéticos en determinadas áreas de la nariz. Se trata de un procedimiento que aporta volumen, de manera que se lograría suavizar perfiles angulosos, asimetrías del dorso y la punta nasal y ligeras imperfecciones. Sin embargo, en el mejor de los casos, sus indicaciones serían muy limitadas y su aplicación no estaría exenta de riesgos.

Los materiales de relleno que se emplean en la rinomodelación son el ácido hialurónico y la hidroxiapatita cálcica. Son materiales biocompatibles que una vez reabsorbidos por el propio organismo (en el plazo aproximado de un año) hacen que la nariz recupere su aspecto anterior; por lo tanto no sería una solución definitiva. El empleo de materiales no absorbibles o definitivos en procedimientos de rinomodelación  puede provocar complicaciones muy severas y de difícil solución.

Con esta técnica no se podría corregir un caballete ni reducir el tamaño de una nariz; habría que recurrir a una rinoplastia convencional. En ningún caso este tratamiento es un sustituto de una rinoplastia.

Existen otros casos de marketing en los que se pretende confundir a quienes se plantean la posibilidad de realizar una rinoplastia como procedimiento para mejorar el aspecto de su nariz. Para ello se emplean con frecuencia términos con registro de marca (®) para dar un aspecto aparentemente novedoso a la técnica.

Así surgen denominaciones como Rinofast®, cuyas características principales, según se publicita, son el “empleo de anestesia local en la intervención”, “sin cicatrices visibles” y “un postoperatorio mínimo”, lo cual, lejos de ser novedoso, viene realizándose de forma rutinaria y desde hace décadas por muchos cirujanos estéticos con experiencia en rinoplastia en todo el mundo.

Mediante la utilización de terminologías supuestamente nuevas y con frecuencia ambiguas, se publicitan profesionales que no tienen ni la formación legalmente establecida ni habitualmente la capacitación necesaria para realizar una rinoplastia.

La nariz es una estructura compleja. Si se plantea corregir alguna alteración nasal, acuda a un profesional cualificado y con experiencia que pueda ofrecer un abanico de opciones, quirúrgicas o no quirúrgicas, con seguridad y garantía.

Rinoplastia en Asturias

Comentarios (0)

Este sitio web hace uso de cookies para mejorar su navegación. Si continúa navegando, estará aceptando nuestra política de cookes Cerrar